Resguardo Kogi Malayo Arhuaco

Produce y exporta su café excelso y sabiduría ancestral

Mediante un modelo de desarrollo económico intercultural en el que participan 1.600 productores de café del Resguardo Kogi Malayo Arhuaco de la Sierra Nevada de Santa Marta, confluyen la cosmovisión tradicional y occidental, con el fin de promover la caficultura Indígena desde la vida, la naturaleza y el entorno del pueblo Kogi en los ámbitos: regional, nacional e internacional.

El Resguardo Kogi Malayo Arhuaco es un ente territorial que busca contribuir al mejoramiento de las condiciones sociales del pueblo indígena, por medio de la articulación y el fortalecimiento desde lo material y espiritual; la conservación y protección ambiental y cultural; garantizando la permanencia y resistencia de su propia cultura.

El Gobierno Nacional y la comunidad indígena vienen trabajando de la mano, con el propósito de estructurar un modelo de negocio en mercados internacionales como Alemania y Australia; así como en las cadenas de supermercados del país como Éxito, Jumbo y Carulla, con un producto asociado a un mensaje de los “Mamos” (Máxima expresión de sabiduría de la cultura de los arhuacos) frente al cuidado de la naturaleza y al fortalecimiento de la actividad productiva del café. 

El principal producto del resguardo es el café tostado en grano o molido que se produce bajo la marca Kogi y Gonawindúa, un producto 100% silvestre de la Sierra Nevada de Santa Marta que se cultiva entre los 900 y 1.600 metros sobre el nivel del mar; cosechado de granos maduros seleccionados que cumplen un proceso exigente de calidad y supervisión por la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia.

Los indígenas del pueblo Kogui recolectan el grano y lo acopian como café pergamino seco en Mingueo del corregimiento de Dibulla en La Guajira; y posteriormente es transformado a café tostado a través de un tratamiento térmico del café verde, en el que se producen modificaciones físicas y químicas, fundamentales en su estructura y composición que les permite tomar un color oscuro, un olor y un sabor característicos.

Luego de este proceso de producción, adicionalmente se prepara el café excelso de marca Teyuna que es distribuido en el mercado internacional.

El café del resguardo indígena no solamente rescata la vocación del territorio sino que promueve la interculturalidad, la sabiduría ancestral y la integración de los pueblos indígenas en las dinámicas económicas que ascienden hasta mercados internacionales.

Anuncios